Seguros

CELIAQUÍA. Síntomas y tratamiento.

La enfermedad celíaca (EC) es una enteropatía, es decir es una patología que afecta de modo predominante al intestino y que se da en individuos que tienen una predisposición genética para padecerla. Es un proceso autoinmune consistente en una activación anómala de las propias defensas localizadas en las mucosas de la pared del intestino delgado, desencadenada por el gluten y que, en las formas más graves, llega a producir una atrofia intestinal con la consecuente alteración de la absorción intestinal de los nutrientes de los alimentos. 

Pero ¿qué es el gluten? Es una proteína contenida en muchos cereales como son el trigo, centeno, cebada, triticale y en sus productos derivados, y que en personas con susceptibilidad genética a padecer EC que mantengan la ingesta de estos productos, llega a producir intolerancia permanente al gluten. Si no se es celíaco ni se tiene dicha predisposición, el consumo de cereales no producirá problemas ni tampoco se desarrollará la enfermedad.

La prevalencia en la población española esta en torno al 1%. Además, como en toda enfermedad autoinmune (AI), es más frecuente en mujeres siendo la proporción mujeres: hombres de 2:1. 

La sintomatología de esta enfermedad se divide en los síntomas clásicos: síntomas digestivos y en síntomas extraintestinales. Los síntomas digestivos pueden ser dolor e hinchazón abdominal, pérdida de peso y retraso del crecimiento en niños, falta de apetito y diarrea. Los síntomas no digestivos pueden ser cansancio, alteraciones del carácter-como por ejemplo irritabilidad, anemias por falta de hierro que no responden bien al tratamiento específico, déficit de vitaminas y minerales, osteoporosis, dermatitis herpetiforme, aftas bucales, artritis, inflamación renal, etc. No siempre se tienen que dar todos los síntomas en un paciente. Otra peculiaridad de esta enfermedad es que al ser una AI puede darse el caso que un celíaco presente también otras enfermedades con base autoinmune como puede ser una enfermedad autoinmune tiroidea, una diabetes mellitus tipo 1, etc

El problema fundamental para su diagnóstico es que sólo el 25% de los casos presenta los síntomas intestinales típicos que pueden hacer sospechar la existencia de la enfermedad y llegar a un diagnóstico rápido de la misma. Para dificultar más, hemos de tener en cuenta que también hay pacientes que no presentan ningún tipo de síntoma; esta situación suele darse en ser familiares cercanos de un caso ya conocido y en los cuales se les realiza un estudio para descartar EC.

El diagnóstico de sospecha se hace en base a los datos clínicos, analíticos y genéticos del caso. La sospecha analítica sanguínea se basa en la determinación de serología específica (anticuerpos antigliadina, antiendomisio y antitrasglutaminasa tisular) y que nos refleja la existencia de esas defensas generadas de un modo anómalo y que se activan contra las células intestinales. El estudio de la predisposición genética a padecer la enfermedad se hace mediante un análisis de sangre que analizaría la presencia de un marcador genético, en concreto la positividad del HLA-DQ2/DQ8. El diagnóstico de certeza se establece con una biopsia de intestino delgado obtenida mediante endoscopia, donde se evidenciaría una lesión muy típica de la enfermedad. Para la certeza del diagnóstico obtenido mediante el estudio endoscópico, es necesario mantener la ingesta de alimentos con gluten. De este modo no se da la situación de posibles falsos negativos por normalización de las lesiones si se retira el gluten. Es conveniente realizar un estudio para descartar, y en los casos necesarios tratar, los déficits nutricionales que pueden asociarse a esta enfermedad como por ejemplo la anemia por falta de hierro o déficit de vitamina D.

El tratamiento consiste en la retirada completa del gluten de la dieta. Con esta medida, se consigue la resolución de los síntomas en pocas semanas y la desaparición de las lesiones de la mucosa intestinal, aunque para este último puede ser necesario hasta 6 meses. Aún en el caso de que el paciente no sea intolerante a la lactosa, es preciso retirar los productos lácteos en el primer mes de la dieta exenta de gluten, por una posible intolerancia transitoria a la lactosa asociada. Trascurrido ese tiempo, se reintroducirá la leche y sus derivados de modo progresivo para así disponer de una dieta con los aportes necesarios de calcio. Un enfermo celíaco desconocedor de su enfermedad, y por tanto sin tratamiento o aquel celíaco conocido pero con escasa o nula adherencia al tratamiento dietético tiene un riesgo 2 veces superior a la población normal de padecer linfoma no Hodkin. Para igualar el riesgo de linfoma al nivel de la población general se necesita seguir una dieta adecuada al menos 5 años. 

Retirar el gluten de la dieta es relativamente sencillo; consiste en no usar los alimentos que lo contienen: cereales y sus derivados. El problema radica en que muchos alimentos no derivados de los cereales contienen de modo añadido gluten, como por ejemplo determinados embutidos. Los alimentos que contiene gluten son: pan, harinas y sus manufacturas, bollería, pasta, higos secos, bebidas malteadas y bebidas destiladas. También hay alimentos que pueden contenerlo como son: embutidos, patés, quesos fundidos, salsas, conservas de carne y pescado, sucedáneos de café, frutos secos tostados o fritos, helados, chocolate, etc.. Los alimentos que no contienen gluten son: arroz, maíz, trigo sarraceno, tapioca, azúcar y miel, café, infusiones, refrescos, vinos, frutos secos sin procesar, etc.

Otra consideración a tener en cuenta es que algunos fármacos también pueden contener gluten. Y por último, y por si fuera poco, existe la posibilidad real de fraudes alimentarios pues incluso alimentos anunciados como libres de gluten, en realidad lo llevan. Esta situación es favorecida por el hecho del mayor precio en el mercado de estos alimentos específicos. 

En este sentido, asociaciones como FACE (Federación de Asociaciones de Celíacos de España) disponen de páginas web (www.celiacos.org) donde se ofrece información de todo tipo relacionada con la EC como puede ser direcciones de contacto de interés, recetas, clasificación de alimentos permitidos o no, fármacos sin gluten, etc. y que son extremadamente útiles y necesarias para poder llevar una dieta del modo adecuado. 

Dr. Ángel Luis Abad González – Especialista en Endocrinología y Nutrición

 

Seguros de Salud ASSSA

 

 

La información publicada en este medio no sustituye ni complementa en modo alguno la atención directa de un médico, ni su diagnóstico, ni el tratamiento que prescriba; tampoco debe utilizarse para el autodiagnóstico.

El uso que haga el lector de este servicio se realiza bajo su exclusiva responsabilidad.

ASSSA recomienda que para cualquier cuestión relacionada con su salud consulte siempre con un médico.

 

 

Volver

Una buena alimentación es la mejor medicina

diciembre 18, 2019 Alimentación

Cada día somos más conscientes de que llevar una dieta equilibrada beneficia la calidad de nuestra…

Cómo cuidar nuestra microbiota

abril 20, 2022 Alimentación

“Toda enfermedad comienza en el intestino”. Eso dijo Hipócrates hace 2.500 años, pero no ha si…

Educación nutricional es lo que nos hace falta

marzo 26, 2020 Alimentación

La alimentación, por suerte, preocupa cada vez en mayor medida a la mayoría de la población. Sabe…

ASSSA Magazine 31Ene - Jun 2023

ASSSA Magazine 30Jul - Dic 2022

ASSSA Magazine 29Ene - Jun 2022

ASSSA Magazine 28Jul - Dic 2021

Ver todas las revistas

Política de cookies Política de privacidad Aviso legal Desarrollado por Espira

    TE LLAMAMOS

    Rellena el formulario y te llamamos

    Llámanos al 965 200 106

    965 200 106

    Seleccione el idioma

    Escoja el idioma en el que quiere leer el blog

    Cerrar

    NOTA INFORMATIVA

    REGLAMENTO PARA LA DEFENSA DEL ASEGURADO DE ASSSA

    Este reglamento tiene por objeto regular el funcionamiento del Servicio de Atención al Cliente y del Defensor del Asegurado de ASSSA, así como las relaciones entre ambos. Se rige por la Ley 44/2002 de 22 de noviembre, de Medidas de Reforma del Sistema Financiero y por la Orden ECO 734/2004, de 11 de marzo, sobre los departamentos y servicios de atención al cliente de las entidades financieras.

    El Reglamento para la defensa del asegurado puede solicitarlo en la siguiente dirección de correo: sacquejasyreclamaciones@asssa.es.

    Cerrar