Seguros

Ácido hialurónico

En la actualidad, debido a los requerimientos físicos de la sociedad moderna, en la que la práctica deportiva ocupa un lugar importante entre las aficiones de la población que cada vez influye menos la edad, las patologías articulares derivadas del sobreuso, la sobre carga mecánica, el desgaste articular… son muy frecuentes en la consulta médica.

 

Es muy común ver a “deportistas” de todas las edades practicando su actividad con verdadera pasión, sin importar o conocer que puede estar ocasionando o acelerando procesos de deterioro articular, si no se realiza con criterios adecuados, sobre todo en las articulaciones inferiores que soportan el peso y la carga. Otro tipo de desgaste importante en el provocado por el sobrepeso que actúa de similar manera sobre el cartílago. También ocurre, tras intervenciones quirúrgicas en las que se tiene que regularizar o recortar los meniscos que actúan para mantener la congruencia articular y sirven de “amortiguadores”.

 

La patología osteoarticular degenerativa de rodilla es una patología, como hemos visto, de gran prevalencia y cada vez más frecuente en nuestra sociedad.

Entre las terapias que podemos usar en esta patología se encuentra Ácido hialurónico.

¿Qué es?

 

El ácido hialurónico (AH) es un componente natural de las estructuras articulares siendo secretados por las células sinoviales al espacio interarticular, es un componente de la lámina splendens del cartílago articular y se encuentra formando complejos macromoleculares denominados proteoglucanos (polisacárido glucosaminoglicano). Favorece el mantenimiento de la integridad articular. En los pacientes con artrosis es observado una disminución de la concentración de AH y de la viscosidad del líquido sinovial. La administración de AH exógeno mejora la viscosidad, y disminuye la inflamación. También se emplea en cirugía estética para rellenar y eliminar las arrugas, aunque como elemento natura es metabolizado por el organismos y por lo tanto tiene una implantación temporal.

¿Para qué sirve?

 

El AH está autorizado para el tratamiento sintomático del dolor en la artrosis de rodilla en estadios iniciales (I y II). La regeneración del cartílago es la gran batalla que casi siempre se pierde con la edad. Pero estudios realizados, tras infiltrar AH y posteriormente comprobación mediante artroscópica a los seis meses, se aprecian sensibles mejorías en las lesiones malaciacas y de degeneración del cartílago e incluso la desaparición de estas, si bien existía una menor resistencia a la presión mediante el papador. Por ello la viscosuplementación o tratamiento con AH, contribuye a la regeneración de la superficie articular y la disminución del dolor.

¿A quién le sirve?

 

La edad no es factor principal para la indicación y sí el estado articular.

En la mayoría de los pacientes entre 35 y 65 años con estadios I y II (de la escala Outerbrigde) de afectación articular sería en los que es consigue menores resultados.

En los pacientes con más de 65 años y en estadios más avanzados (III y IV), la eficiencia del tratamiento ya no es tan favorable y los resultados no se pueden garantizar, aunque en la experiencia clínica se obtiene mejoría en la función articular y la intensidad del color, y en casos en los que esté contraindicada la intervención quirúrgica se puede aplicar.

Se demostró en comparación con los tratamientos con antiinflamatorios que era tan efectivo como estos para controlar el dolor. Comparando el AH y la infiltración con corticoides, la mejoría sintomática fue equivalente, la disminución del dolor más rápida con el corticoide pero al duración del efecto más prolongada con el AH.

Este tratamiento no sustituye a otras actuaciones cuando la artrosis está establecida y cuyo tratamiento definitivo es la artroplastia total de sustitución de rodilla.

¿Tiene riesgos?

 

Los riesgos se relacionan sobre todo con la vía y la técnica de administración. Tiene las contraindicaciones propias de las inyecciones intraarticulares. Está también contraindicada en personas alérgicas a las proteínas de ave. Es necesario que la inyección se realice en condiciones de asepsia con el fin de reducir el riesgo de artritis infecciosa, también y como todo comprenderá debe realizarse por personal médico formado.

Se ha descrito signos de inflamación articular transitoria durante 3 ó 4 días y casos aislados de sinovitis y anafilaxia.

 

Conclusión

 

La infiltración intraarticular con ácido hialurónico está indicada en el tratamiento de la artrosis de rodilla en etapas iniciales. Reduce el dolor articular y mejora la función de la rodilla en un porcentaje elevado de pacientes.

 

Dr. Fernando Ruiz Valiente- Traumatología y Cirugía Ortopédica

 

 

ASSSA Servicios Médicos

La información publicada en este medio no sustituye ni complementa en modo alguno la atención directa de un médico, ni su diagnóstico, ni el tratamiento que prescriba; tampoco debe utilizarse para el autodiagnóstico.

El uso que haga el lector de este servicio se realiza bajo su exclusiva responsabilidad.

ASSSA recomienda que para cualquier cuestión relacionada con su salud consulte siempre con un médico.

Volver

Ictus cerebral

agosto 10, 2016 Salud

El Ictus cerebral o accidente cerebrovascular es en la actualidad uno de los problemas de salud m&aa…

El acné en la edad adulta

febrero 21, 2019 Salud

El acné es una de las preocupaciones estéticas más frecuentes durante la adoles…

Reconocimiento del infarto cerebral

abril 25, 2018 Salud

Alguna vez nos ha pasado que algún familiar o amigo ha tenido un pequeño accidente y l…

ASSSA Magazine 30Jul - Dic 2022

ASSSA Magazine 29Ene - Jun 2022

ASSSA Magazine 28Jul - Dic 2021

ASSSA Magazine 27Ene - Jun 2021

Ver todas las revistas

Política de cookies Política de privacidad Aviso legal Desarrollado por Espira

    TE LLAMAMOS

    Rellena el formulario y te llamamos

    Llámanos al 965 200 106

    965 200 106

    Seleccione el idioma

    Escoja el idioma en el que quiere leer el blog

    Cerrar

    NOTA INFORMATIVA

    REGLAMENTO PARA LA DEFENSA DEL ASEGURADO DE ASSSA

    Este reglamento tiene por objeto regular el funcionamiento del Servicio de Atención al Cliente y del Defensor del Asegurado de ASSSA, así como las relaciones entre ambos. Se rige por la Ley 44/2002 de 22 de noviembre, de Medidas de Reforma del Sistema Financiero y por la Orden ECO 734/2004, de 11 de marzo, sobre los departamentos y servicios de atención al cliente de las entidades financieras.

    El Reglamento para la defensa del asegurado puede solicitarlo en la siguiente dirección de correo: sacquejasyreclamaciones@asssa.es.

    Cerrar