Seguros

Cambio climático y su repercusión a nivel social, económico y sanitario

En ASSSA, compañía orientada fundamentalmente al cuidado de la salud, queremos desde estos Servicios Médicos, dedicar nuestro artículo a uno de los principales problemas sociales, económicos y sanitarios al que nos enfrentamos en la actualidad y que tendrá su máximo exponente en las próximas décadas, el cambio climático.

 

La temperatura de la tierra está aumentando con mucha rapidez debido a las emisiones de los gases con efecto invernadero generados por la actividad humana, como la quema de combustibles fósiles y la deforestación. El cambio climático afectará muy adversamente, por diversos mecanismos, a algunos de los determinantes más importantes de la salud como son los alimentos, el aire y el agua. El calentamiento será gradual, pero la creciente frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos, como tormentas torrenciales, olas de calor, sequías e inundaciones, se manifiestan de manera abrupta y las consecuencias se percibirán de forma aguda. Estos fenómenos nos llevarán a una perturbación de los suministros de agua y alimentos.

 

En las últimas tres décadas el cambio climático ha tenido efectos perjudiciales sobre muchos sistemas físicos y biológicos de todo el mundo, incluida el agua, los ecosistemas, las costas y la salud humana. Estos efectos serán cada vez más pronunciados con el aumento progresivo de la temperatura global. Esta elevación de la temperatura cambiará la distribución de diversas enfermedades infecciosas transmitidas por vectores, alimentos, o relacionadas con el agua, aumentando su incidencia. La diarrea, la malaria y la malnutrición proteica causan más de 3,3 millones de muertes al año, de las que un tercio se producen en África.

 

Una atmósfera cada vez más caliente está cambiando la distribución de las lluvias. La cantidad de precipitaciones y nevadas ha aumentado considerablemente en el norte de Europa, mientras que las sequías en el sur son cada vez más frecuentes. Las temperaturas extremas han aumentado y las olas de calor son más habituales. Al empeorar la calidad del aire, sobre todo por contaminación por ozono, aumentará la prevalencia de enfermedades respiratorias, asma, bronquitis, enfisemas… Todo ello repercutirá en el número de ingresos hospitalarios y días de bajas laborales y escolares.

 

El impacto sanitario será desproporcionalmente mayor en las poblaciones vulnerables, niños ancianos y enfermos. Igualmente se verán mayormente afectados los países más pobres y con precariedad de infraestructuras. Un motivo especial de preocupación es el hecho de que algunos países africanos presentan una alta incidencia de enfermedades sensibles al clima y con escasa capacidad de salud pública para responder a ello.

 

Mientras el problema científico y sus consecuencias socio sanitarias en cuanto a la salud, está bastante claro, el aspecto socioeconómico presenta importantes lagunas. Falta el trabajo de economistas serios que nos ayuden a entender qué efectos van a tener determinadas medidas, que escenarios socioeconómicos vamos a tener que afrontar y qué efectos en el empleo y en la actividad económica puede suponer una transición a una economía baja en carbono.

 

Los Estados son los que deben imponer e implantar las medidas que limiten las emisiones y establezcan mecanismos que impulsen las energías renovables, deben asimilar una nueva cultura de la movilidad geográfica, deben dotar las infraestructuras precisas para utilizar el transporte colectivo y se reduzcan prácticas que emiten gases invernadero. Otro debate importante es el debate por la Energía Nuclear. Necesitamos una alternativa de los combustibles. Hoy por hoy las energías renovables por sí solas no nos pueden dar la producción de energía que necesitamos.

 

Los esfuerzos que se hagan en la lucha contra el cambio climático pueden tener consecuencias serias para muchos trabajadores en la destrucción de sus puestos de trabajo. SI no hacemos nada ahora, los conjuntos de países del mundo tendrán que destinar un 20% del PIB mundial para lucha contra los efectos producidos por el calentamiento global y adaptarse. La primera prioridad para evitar consecuencias catastróficas es reducir cuanto antes de manera sustancial las emisiones mundiales. Ha que lograr una rápida transición a una economía mundial de bajas emisiones de carbono. Hay que limitar el calentamiento global a no más de 2ºC de la temperatura de la era preindustrial.

 

Dado que el cambio climático ya está ocurriendo, el segundo desafío que la sociedad debe afrontar es la adaptación a las repercusiones actuales y futuras del cambio climático para minimizarlas. Los esfuerzos por adaptase al cambio climático deben llevase a cabo a todos los niveles y las acciones deben estar bien coordinadas. Debemos realizar un desarrollo de cultivos resistentes a las sequías, con un uso más eficiente en los recursos hídricos, revisar las defensas frente a inundaciones… etc. Si las inversiones en infraestructuras son caras, mucho más caro resultará el daño que puedan ocasionar situaciones meteorológicas extremas.

 

En resumen, debemos fortalecer los sistemas sanitarios para hacer freno a las amenazas que plantea el cambio climático. Debemos evaluar la vulnerabilidad social y del empleo y realizar políticas activas del mercado de trabajo. Hay que promover la educación y la formación de los trabajadores en tecnologías respetuosos de clima. Habrá que orientar la financiación hacia inversiones generadores de empleos verdes y decentes, transformando los sectores tradicionales en sectores más ecológicos. Hay que promover las estrategias de innovación social a fin de facilitar el cambio de comportamiento y de organización.

 

Desde este Departamento Médico queremos hacer referencia y constancia de la inquietud que nos embarga ante un tema que parece que no nos afecta directamente en el momento actual, pero sólo tenemos que repasar el día a día y fijarnos en los desastres naturales que están sucediendo y que afectan a una gran parte de la humanidad. Se necesita la implicación de todos, gobernantes y gobernados, para poder hacer frente al serio problema que se nos plantea.

 

Dr. D. Juan A. Andreo-Director Médico de ASSSA

 

ASSSA Servicios Médicos

La información publicada en este medio no sustituye ni complementa en modo alguno la atención directa de un médico, ni su diagnóstico, ni el tratamiento que prescriba; tampoco debe utilizarse para el autodiagnóstico.

El uso que haga el lector de este servicio se realiza bajo su exclusiva responsabilidad.

ASSSA recomienda que para cualquier cuestión relacionada con su salud consulte siempre con un médico.

Volver

Tipos de Neumonía: Extrahospitalaria e Intrahospitalaria.

enero 21, 2016 Salud

La neumonía es una inflamación del parénquima pulmonar debida a un agente infec…

Tratamiento del hallux valgus (juanetes)

abril 15, 2016 Salud

El hallux valgus o “juanete” es uno de los motivos más frecuentes de consulta en …

Cataratas

noviembre 20, 2018 Salud

La catarata es la opacificación (pérdida de transparencia) total o parcial del cristal…

ASSSA Magazine 30Jul - Dic 2022

ASSSA Magazine 29Ene - Jun 2022

ASSSA Magazine 28Jul - Dic 2021

ASSSA Magazine 27Ene - Jun 2021

Ver todas las revistas

Política de cookies Política de privacidad Aviso legal Desarrollado por Espira

    TE LLAMAMOS

    Rellena el formulario y te llamamos

    Llámanos al 965 200 106

    965 200 106

    Seleccione el idioma

    Escoja el idioma en el que quiere leer el blog

    Cerrar

    NOTA INFORMATIVA

    REGLAMENTO PARA LA DEFENSA DEL ASEGURADO DE ASSSA

    Este reglamento tiene por objeto regular el funcionamiento del Servicio de Atención al Cliente y del Defensor del Asegurado de ASSSA, así como las relaciones entre ambos. Se rige por la Ley 44/2002 de 22 de noviembre, de Medidas de Reforma del Sistema Financiero y por la Orden ECO 734/2004, de 11 de marzo, sobre los departamentos y servicios de atención al cliente de las entidades financieras.

    El Reglamento para la defensa del asegurado puede solicitarlo en la siguiente dirección de correo: sacquejasyreclamaciones@asssa.es.

    Cerrar