Seguros

Cáncer de testículo

El cáncer de testículo es una enfermedad por la cual se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de uno o ambos testículos.

El cáncer de testículo afecta generalmente a varones jóvenes que se encuentran en el tercer o cuarto decenio de vida.

Normalmente aparece como una masa unilateral indolora en el escroto o como el hallazgo casual de una masa intraescrotal. En el 20% de los casos aproximadamente, el primer síntoma consiste en dolor escrotal y hasta el 27% de los pacientes con cáncer de testículo manifiesta dolor local.

El cáncer de testículo representa entre el 1% y el 1,5% de las neoplasias masculinas y el 5% de los tumores urológicos en general, con aparición de 3 – 6 casos nuevos por 100.000 varones y año en la sociedad occidental.

Ciertos factores influyen en el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

Los tumores testiculares presentan tasas excelentes de curación, las más altas de todos los tipos de cáncer, por encima del 90%, y prácticamente del 100% si no se ha extendido.

Los principales factores que contribuyen a ello son: estadificación cuidadosa en el momento del diagnóstico, tratamiento precoz adecuado a base de combinaciones quimioterápicas, con o sin radioterapia y cirugía, así como seguimiento muy estricto y tratamientos de rescate.

Incluso en los relativamente pocos casos en los que se ha extendido ampliamente, la quimioterapia consigue curar completamente al menos a la mitad de esos casos.

Tipos de cáncer

El cáncer de testículo puede desarrollarse a partir de cualquier tipo de célula de las presentes en el testículo, pero más del 95% de todos los cánceres de testículo son de células germinales (las células germinales producen los espermatozoides), en sí mismas no son patogénicas, su transformación maligna es lo que dará lugar al cáncer de testículo. En general, aquí nos referimos al cáncer de testículo de células germinales.

Los tumores de células germinales se distinguen entre seminomas y no seminomas.

Los seminomas son tumores de células germinales inmaduras de crecimiento lento y representan alrededor del 50% de los casos, de los cuales el 75% son de estadio 1 (limitados al testículo). Los seminomas tienden a estar confinados al testículo puesto que se propagan relativamente despacio, y a través del sistema linfático. Suelen ser los más habituales entre el segmento de pacientes de mayor edad.

Los no seminomas, por el contrario, son células germinales más maduras que se propagan con mayor rapidez. Los no seminomas engloban varias subclases; sus tasas de expansión varían algo, pero se tratan de forma similar. Suelen ser los más habituales entre el segmento de pacientes de menor edad.

Cuando ambos, seminomas y no seminomas están presentes en un tumor (lo cual no es raro), el tumor se clasifica como no seminoma y se trata como tal.

Diagnóstico

La gran mayoría de los casos de cáncer de testículo son detectados por el propio paciente. No produce síntomas generales como fiebre o dolor, que puedan hacer sospechar de un problema médico. Lo más habitual es que el paciente note un bulto o aumento de volumen de testículo de aparición reciente y generalmente no doloroso. El cáncer de testículo es curable cuando se detecta precozmente.

El diagnóstico clínico del cáncer de testículo se realiza mediante ultrasonidos con una ecografía de los testículos, y si lo hay, su extensión por rayos X y TAC. En caso de un diagnóstico dudoso, la ecografía debería ser realizada antes de 2 semanas.

El cáncer de testículo es uno de los pocos tumores que producen marcadores tumorales específicos: sustancias liberadas en la sangre por órganos, tejidos o células tumorales del cuerpo. Estas sustancias se relacionan con tipos específicos de cáncer cuando se encuentran en concentraciones altas en la sangre, y sirven además del diagnóstico del cáncer, para seguir su evolución y la efectividad del tratamiento. Para ello, antes de la cirugía, se deben determinar los niveles de los marcadores para establecer la referencia inicial.

En la actualidad, la ecografía diagnóstica sirve para confirmar la presencia de una masa testicular y para explorar el testículo contralateral. Su sensibilidad en la detección de un tumor testicular es prácticamente del 100 % y desempeña una función importante a la hora de determinar si la masa es intra o extratesticular.

Ha de realizarse una ecografía testicular en los varones jóvenes sin una masa testicular palpable que presentan masas viscerales o retroperitoneales. Ha de realizarse una ecografía en todo caso dudoso.

Los tumores testiculares presentan tasas excelentes de curación. Los principales factores que contribuyen a ello son: estadificación cuidadosa en el momento del diagnóstico, tratamiento precoz adecuado a base de combinaciones quimioterápicas, con o sin radioterapia y cirugía, así como seguimiento muy estricto y tratamientos de rescate.

Prevención

La gran mayoría de los casos de cáncer de testículo son detectados por el propio paciente. En general, salvo casos excepcionales, el cáncer de testículo no suele producir síntomas generales.

Es importante acudir al médico si se observa:

No se conocen las causas del cáncer de testículo, sin embargo, se conocen algunos factores que aumentan la probabilidad de desarrollarlo:

Tratamiento

Los tipos básicos de tratamiento son: cirugía, radioterapia, quimioterapia y observación o una combinación de ellos.

El tratamiento de estos tumores ha evolucionado considerablemente, y se considera un modelo del abordaje multidisciplinar de una neoplasia sólida maligna en donde la cirugía, la quimioterapia (basada en el cisplatino) y la radioterapia, juegan un papel decisivo en la mejora de la supervivencia, desde el 60-65% en los años 60, a más del 95% en la actualidad.

El tratamiento más adecuado estará en función del tipo de tumor y su pronóstico.

La mayoría de las veces, la orquiectomía inguinal radical (extirpación del testículo y demás estructuras asociadas a través de una pequeña incisión en el abdomen) es suficiente para la curación completa del paciente. El tratamiento más frecuentemente practicado es la cirugía asociada a quimioterapia.

El tratamiento del cáncer de testículo puede producir esterilidad.

Seguimiento

Para cánceres de bajo estadio (extensión) que no han tenido ninguna terapia preventiva, la observación durante al menos 3 a 10 años es crucial (análisis de sangre, TAC y radiografías), para evaluar si el cáncer se ha extendido a otras partes del cuerpo (metastasis).

Para otros estadios y cuando se ha dado radioterapia o quimioterapia, la vigilancia dependerá de las circunstancias, pero normalmente debería realizarse durante un periodo de 5 años (con intensidad decreciente). En el caso de los seminomas, hay que considerar algún tipo de observación de por vida, pues se han dado algunos casos raros con recurrencias decenas de años después, aunque tras 5 años la tasa de recaída es de menos del 5% de los casos.

Dr. Carlos Alpuente – Unidad Renal Hospital La Milagrosa (Madrid)

Servicios Médicos ASSSA

 

 

La información publicada en este medio no sustituye ni complementa en modo alguno la atención directa de un médico, ni su diagnóstico, ni el tratamiento que prescriba; tampoco debe utilizarse para el autodiagnóstico.

El uso que haga el lector de este servicio se realiza bajo su exclusiva responsabilidad.

ASSSA recomienda que para cualquier cuestión relacionada con su salud consulte siempre con un médico.

Volver

Enfermedad Cardiovascular y Disfunción Eréctil.

agosto 14, 2015 ASSSA Man

La actividad sexual se acompaña de cambios vasculares mediados por el sistema nervioso aut&oa…

Disfunción sexual en el hombre de edad avanzada

noviembre 10, 2016 ASSSA Man

La salud sexual del varón mayor ha sido durante años un tema tabú. La vida sexu…

Prostatitis: Comprender los síntomas del crecimiento de la próstata

octubre 30, 2017 ASSSA Man

La próstata es una glándula que se encuentra entre la vejiga (depósito de orina…

ASSSA Magazine 31Ene - Jun 2023

ASSSA Magazine 30Jul - Dic 2022

ASSSA Magazine 29Ene - Jun 2022

ASSSA Magazine 28Jul - Dic 2021

Ver todas las revistas

Política de cookies Política de privacidad Aviso legal Desarrollado por Espira

    TE LLAMAMOS

    Rellena el formulario y te llamamos

    Llámanos al 965 200 106

    965 200 106

    Seleccione el idioma

    Escoja el idioma en el que quiere leer el blog

    Cerrar

    NOTA INFORMATIVA

    REGLAMENTO PARA LA DEFENSA DEL ASEGURADO DE ASSSA

    Este reglamento tiene por objeto regular el funcionamiento del Servicio de Atención al Cliente y del Defensor del Asegurado de ASSSA, así como las relaciones entre ambos. Se rige por la Ley 44/2002 de 22 de noviembre, de Medidas de Reforma del Sistema Financiero y por la Orden ECO 734/2004, de 11 de marzo, sobre los departamentos y servicios de atención al cliente de las entidades financieras.

    El Reglamento para la defensa del asegurado puede solicitarlo en la siguiente dirección de correo: sacquejasyreclamaciones@asssa.es.

    Cerrar