Seguros

Deshidratación en el anciano

La deshidratación ocurre cuando el cuerpo pierde más agua de la que ingiere. A menudo se acompaña de alteraciones en el balance de sales minerales o de electrolitos del cuerpo, especialmente sodio y potasio. La deshidratación es el trastorno del metabolismo hidroelectrolítico más frecuente en el anciano.

La deshidratación supone un mayor riesgo para los ancianos y los niños y sus consecuencias pueden ser muy graves. En el anciano las respuestas compensadoras ante el estrés físico, metabólico o ambiental son lentas e incompletas.

El metabolismo del sodio y del agua están estrechamente relacionados. El contenido corporal de sodio está en relación con la ingesta dietética y con la eliminación por el riñón del mismo. En las personas normales el contenido corporal de sodio permanece prácticamente constante a pesar de variaciones en la dieta. En el anciano, debido a una serie de alteraciones del metabolismo del agua, la cantidad de agua corporal disminuye proporcionalmente con la edad y ésta pérdida es mucho más pronunciada en la mujer. Entre los factores que contribuyen a estas alteraciones destacan la sed y las alteraciones renales consecuentes a la edad. El Sistema Nervioso Central controla el balance hídirico mediante la acción de la hormona antidiurética (ADH) y el mecanismo de la sed.

Dos grandes grupos de factores contribuyen a la deshidratación en el anciano, el aumento de las pérdidas de agua y la disminución de su aporte.

Dentro de las pérdidas de agua, son especialmente importantes las infecciones agudas (neumonías y las infecciones urinarias), las pérdidas urinarias (mal uso de diuréticos, diabetes insípida, glucosuria en diabéticos, algunos medicamentos…), las pérdidas gastrointestinales (vómitos, diarreas, colitis isquémica…), hemorragias, alteraciones ambientales (climas muy calurosos, hipotermia), otros trastornos (quemaduras, ascitis, pancreatitis, hipoalbuminemia, diálisis peritoneal…).

Entre los problemas que originan una ingesta inadecuada de líquidos en el anciano destacaríamos, la dificultad para acceder a los fluidos (inmovilidad, medios de sujeción físicos, disminución de la agudeza visual), las alteraciones del nivel de consciencia (sedantes, fiebre, alteraciones del SNC), alteraciones del nivel cognitivo (demencia, psicosis, depresión…), alteraciones en el mecanismo de la sed.

Una ingesta inadecuada de líquidos cuando hace calor o cuando se realiza ejercicio físico pueden reducir significativamente los niveles de agua del organismo, sobre todo en los ancianos, niños pequeños, personas con enfermedades crónicas o sometidas a determinados medicamentos. Otras causas importantes de deshidratación son los vómitos, la diarrea, el exceso de sudoración, la fiebre o las quemaduras.

La deshidratación leve puede producir síntomas como sed, dolor de cabeza, debilidad, mareo y fatiga y generalmente provoca cansancio y somnolencia. Los síntomas de una deshidratación moderada implican sequedad de boca y mucosas, poca o ninguna emisión de orina, pesadez, pulso rápido y falta de elasticidad de la piel. Cuando avanza el proceso, la tensión arterial baja y el corazón no puede bombear suficiente sangre a los órganos y tejidos.

Las estrategias para prevenir la deshidratación pasan por ofrecer líquidos muchas veces al día, una dieta liviana y frugal rica en frutas, verduras y zumos, evitar la exposición solar y mantener los ambientes ventialdos y refrigerados.

Cuando aparecen signos graves de colapso vascular o manifestaciones del sistema nervioso central es necesario el manejo hospitalario.

Dr. Juan Antonio Andreo Ramírez – Director Médico de ASSSA

ASSSA Servicios Médicos

 

 

La información publicada en este medio no sustituye ni complementa en modo alguno la atención directa de un médico, ni su diagnóstico, ni el tratamiento que prescriba; tampoco debe utilizarse para el autodiagnóstico.

El uso que haga el lector de este servicio se realiza bajo su exclusiva responsabilidad.

ASSSA recomienda que para cualquier cuestión relacionada con su salud consulte siempre con un médico.

Volver

Resiliencia: La clave para una buena salud mental

marzo 23, 2022 Salud

En los últimos años, y especialmente en esta época extraña de pandemia que nos ha tocado vivir, …

Tratamiento del hallux valgus (juanetes)

abril 15, 2016 Salud

El hallux valgus o “juanete” es uno de los motivos más frecuentes de consulta en …

Enfermedades Respiratorias

octubre 1, 2015 Salud

Las enfermedades respiratorias, agudas y crónicas, constituyen un importante problema de salu…

ASSSA Magazine 31Ene - Jun 2023

ASSSA Magazine 30Jul - Dic 2022

ASSSA Magazine 29Ene - Jun 2022

ASSSA Magazine 28Jul - Dic 2021

Ver todas las revistas

Política de cookies Política de privacidad Aviso legal Desarrollado por Espira

    TE LLAMAMOS

    Rellena el formulario y te llamamos

    Llámanos al 965 200 106

    965 200 106

    Seleccione el idioma

    Escoja el idioma en el que quiere leer el blog

    Cerrar

    NOTA INFORMATIVA

    REGLAMENTO PARA LA DEFENSA DEL ASEGURADO DE ASSSA

    Este reglamento tiene por objeto regular el funcionamiento del Servicio de Atención al Cliente y del Defensor del Asegurado de ASSSA, así como las relaciones entre ambos. Se rige por la Ley 44/2002 de 22 de noviembre, de Medidas de Reforma del Sistema Financiero y por la Orden ECO 734/2004, de 11 de marzo, sobre los departamentos y servicios de atención al cliente de las entidades financieras.

    El Reglamento para la defensa del asegurado puede solicitarlo en la siguiente dirección de correo: sacquejasyreclamaciones@asssa.es.

    Cerrar