Seguros

Medio Ambiente y contaminación atmosférica.

Se entiende por medio ambiente todo lo que afecta a un ser vivo y condiciona especialmente las condiciones de vida de las personas o la sociedad en su vida. Comprende el conjunto de valores naturales, sociales y culturales existentes en un lugar y momento determinado, que influyen en la vida del ser humano y en las generaciones venideras.

La Constitución Española, en su artículo 45, establece "el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, así como el deber de preservarlo". El 23 de octubre de 2007 se publica por el Gobierno Español la Ley 26/2007, Ley de Responsabilidad Medioambiental y posteriormente el desarrollo parcial de dicha ley (RD 2090/2008, de 22 de diciembre).

Con estas premisas se toman medidas legales en nuestro país para asumir las normativas de la Unión Europea sobre el Medioambiente y determinar la responsabilidad medioambiental en relación con la prevención y reparación de daños medioambientales.

Entre las diversas y múltiples agresiones al medioambiente, vamos a exponer algunas pinceladas sobre la contaminación atmosférica como artículo dedicado a la Medicina Preventiva.

El aire es un elemento indispensable para la vida y debe preservarse su pureza para no perturbar el normal desarrollo de los seres vivos ni degradar el patrimonio natural y sociocultural de la humanidad.

Se define como contaminación atmosférica "la presencia en el aire de materias o formas de energía que impliquen riesgo, daño o molestia grave para las personas y bienes de cualquier naturaleza".

Cuando se habla de contaminación atmosférica, se alude a la producida por el hombre, a la contaminación artificial.

La atmósfera es esencial para la vida por lo que sus alteraciones tienen una gran repercusión en el hombre y otros seres vivos y, en general, en todo el planeta.

La atmósfera interviene activamente en el proceso de contaminación atmosférica desde el mismo momento en que los contaminantes le son inyectados.

Un contaminante puede ser cualquier elemento, compuesto químico o material de cualquier tipo, natural o artificial, capaz de permanecer o ser arrastrado por el aire. Puede estar en forma de partículas sólidas, gotas líquidas, gases o diferentes mezclas de estas formas.

Una atmósfera contaminada puede dañar la salud de las personas y afectar la vida de las plantas y los animales. Además, los cambios que se producen en la composición química de la atmósfera pueden cambiar el clima, producir lluvia ácida o destruir el ozono, fenómenos todos ellos de gran importancia global.

Nuestra actividad, incluso la más normal y cotidiana, origina contaminación. Cuando usamos electricidad, medios de transporte, metales, plásticos o pinturas; cuando se consume alimentos, medicinas o productos de limpieza; cuando se enciende la calefacción o se calienta la comida o el agua, etc. se producen, directa o indirectamente, sustancias contaminantes.

La contaminación de la atmósfera se ha incrementado notablemente en los úlltimos años y constituye uno de los problemas más serios que enfrenta el ser humano.

No es una cuestión circunscrita a algunos lugares, el viento se ha encargado de convertirlo en un problema global.

El problema de la contaminación atmosférica comenzó hace aproximadamente 200 años con la Revolución Industrial. Hoy, el humo expulsado por los automóviles, los procesos industriales, los sistemas de calefacción y hasta el humo de los cigarrillos se juntan para contaminar el aire que respiramos provocando una gran parte de las enfermades respiratorias que hallamos en las grandes ciudades. El grupo más vulnerable está formado por niños, ancianos y quienes padecen dolencias bronquiales y problemas respiratorios crónicos.

La incidencia más alta se da en las grandes ciudades y zonas del interior, ya que en las zonas costeras, las brisas y la humedad hacen que la concentración de sustancias nocivas sea menor.

El principal aporte de monóxido de carbono proviene de los automóviles y representa una amenaza para la salud por su capacidad de reaccionar con la hemoglobina de la sangre disminuyendo la capacidad de transporte de oxígeno a las células provocando situaciones de hipoxia, con mareo, fatiga, somnolencia, problemas visuales e incluso afecciones cardíacas y respiratorias.

El monóxido y el dióxido de nitrógeno que se elimina al quemar combustibles fósiles a través del escape de los vehículos, intervienen en la formación de la lluvia ácida, la cual se produce cuando los gases de nitrógeno que se elimina al quemar combustibles fósiles a través del escape de los vehículos, intervienen en la formación de la lluvia ácida, la cual se produce cuando los gases de nitrógeno y azufre se mezclan con el vapor de agua formando ácido sulfúrico y nítrico. Esta lluvia ácida perjudica el suelo y el agua.

Estos óxidos de nitrógeno participan, también, en la producción de la llamada bruma fotoquímica, más conocida popularmente como "smog". El smog produce irritación en los ojos, dificultades respiratorias y daños en árboles y cosechas.

Son muchas las acciones humanas que están atacando al Medio Ambiente, de forma irreversible muchas de ellas. Nuestra obligación será, si podemos, evitarlas, reducirlas y luchar contra ellas, más que por nosotros mismos, por nuestros descendientes y por la subsistencia de la especie humana. Cada uno de nosotros debemos tomar medidas para no seuir contaminando un elemento tan esencial para la vida como es el aire.

Dr. D. Juan A. Andreo – Director Médico de ASSSA

Servicios Médicos ASSSA

 

 

La información publicada en este medio no sustituye ni complementa en modo alguno la atención directa de un médico, ni su diagnóstico, ni el tratamiento que prescriba; tampoco debe utilizarse para el autodiagnóstico.

El uso que haga el lector de este servicio se realiza bajo su exclusiva responsabilidad.

ASSSA recomienda que para cualquier cuestión relacionada con su salud consulte siempre con un médico.

Volver

Las conjuntivitis alérgicas

abril 10, 2018 Salud

La conjuntivitis alérgica, ya sea estacional o perenne, es la manifestación más…

Enfermedad Cardiovascular y Disfunción Eréctil.

agosto 14, 2015 ASSSA Man

La actividad sexual se acompaña de cambios vasculares mediados por el sistema nervioso aut&oa…

La Artrosis

noviembre 21, 2017 Salud

La artrosis es una degeneración del cartílago articular. También llamada enferm…

ASSSA Magazine 30Jul - Dic 2022

ASSSA Magazine 29Ene - Jun 2022

ASSSA Magazine 28Jul - Dic 2021

ASSSA Magazine 27Ene - Jun 2021

Ver todas las revistas

Política de cookies Política de privacidad Aviso legal Desarrollado por Espira

    TE LLAMAMOS

    Rellena el formulario y te llamamos

    Llámanos al 965 200 106

    965 200 106

    Seleccione el idioma

    Escoja el idioma en el que quiere leer el blog

    Cerrar

    NOTA INFORMATIVA

    REGLAMENTO PARA LA DEFENSA DEL ASEGURADO DE ASSSA

    Este reglamento tiene por objeto regular el funcionamiento del Servicio de Atención al Cliente y del Defensor del Asegurado de ASSSA, así como las relaciones entre ambos. Se rige por la Ley 44/2002 de 22 de noviembre, de Medidas de Reforma del Sistema Financiero y por la Orden ECO 734/2004, de 11 de marzo, sobre los departamentos y servicios de atención al cliente de las entidades financieras.

    El Reglamento para la defensa del asegurado puede solicitarlo en la siguiente dirección de correo: sacquejasyreclamaciones@asssa.es.

    Cerrar