Seguros

Cirrosis Hepática.

La cirrosis hepática es una importante enfermedad crónica del hígado. En ella se produce la destrucción (necrosis) de las células hepáticas de forma que la fibrosis sustituye gran parte del tejido hepático normal. Como consecuencia existe un funcionamiento hepático deficiente.

Se puede llegar a ella por muy diversas causas,  siendo las más frecuentes el consumo excesivo de alcohol, las hepatitis crónicas virales C o B, la hemocromatosis (enfermedad hereditaria por acúmulo de hierro) o la esteatosis hepática (depósito de grasa en el hígado). Otras posibles causas menos comunes son: enfermedades autoinmunes, medicamentos, etc. En todas estas enfermedades hepáticas es muy importante realizar un tratamiento adecuado y precoz para evitar que progresen hasta llegar a la cirrosis. Generalmente, la cirrosis es irreversible, pero en ocasiones, si se administra un tratamiento de elevada eficacia, como por ejemplo en la hepatitis crónica B, se puede conseguir su desaparición.

Para su diagnóstico se necesita una biopsia hepática, aunque más fácilmente se puede diagnosticar mediante Fibroscan (EchosensTM). El Fibroscan es una prueba sencilla, que no causa molestias ni tiene riesgo y mide la fibrosis  hepática. En los casos más graves de cirrosis, la combinación de los síntomas con las alteraciones analíticas y de las radiografías también puede servir para hacer el diagnóstico.

La importancia de la cirrosis viene dada porque es una fase avanzada de las enfermedades crónicas del hígado.

Es un trastorno frecuente y puede tener consecuencias graves en las personas que la padecen. En España es la 8ª causa de muerte.

La cirrosis puede dar lugar a dos complicaciones como son la hipertensión portal (que ocasiona ascitis o acúmulo de líquido en el abdomen, hemorragia por varices del esófago, encefalopatía hepática o dificultad para pensar) o el cáncer de hígado.

La enfermedad puede manifestarse con alteraciones típicas cuando aparecen las complicaciones (ascitis,  hemorragia por varices, ictericia o coloración amarilla de la piel, etc). Sin embargo, muchas veces existen síntomas poco importantes (cansancio, falta de apetito, pérdida de peso, etc.)

Debe valorarse la posible existencia de ina cirrosis en los siguientes casos:

Es muy importante hacer el diagnóstico precoz de la cirrosis hepática para tratar su causa, efectuar los controles necesarios (analítica, ecografía, etc.) y prevenir en lo posible la aprición de las complicaciones. Una vez realizado el diagnóstico de cirrosis se debe hacer un seguimiento de por vida.

Dr. Mariano Gómez Rubio – Hepatólogo 

ASSSA Seguros de Salud

 

 

La información publicada en este medio no sustituye ni complementa en modo alguno la atención directa de un médico, ni su diagnóstico, ni el tratamiento que prescriba; tampoco debe utilizarse para el autodiagnóstico.

El uso que haga el lector de este servicio se realiza bajo su exclusiva responsabilidad.

ASSSA recomienda que para cualquier cuestión relacionada con su salud consulte siempre con un médico.

 

 

Volver

Sinusitis

julio 10, 2018 Salud

Los senos paranasales son cavidades aéreas revestidas de mucosa, localizadas en los huesos cr…

Microválvula. Solución para el glaucoma.

noviembre 12, 2015 Salud

El glaucoma es una grave enfermedad en la que se produce una lesión en el nervio óptic…

Reconocimiento del infarto cerebral

abril 25, 2018 Salud

Alguna vez nos ha pasado que algún familiar o amigo ha tenido un pequeño accidente y l…

ASSSA Magazine 31Ene - Jun 2023

ASSSA Magazine 30Jul - Dic 2022

ASSSA Magazine 29Ene - Jun 2022

ASSSA Magazine 28Jul - Dic 2021

Ver todas las revistas

Política de cookies Política de privacidad Aviso legal Desarrollado por Espira

    TE LLAMAMOS

    Rellena el formulario y te llamamos

    Llámanos al 965 200 106

    965 200 106

    Seleccione el idioma

    Escoja el idioma en el que quiere leer el blog

    Cerrar

    NOTA INFORMATIVA

    REGLAMENTO PARA LA DEFENSA DEL ASEGURADO DE ASSSA

    Este reglamento tiene por objeto regular el funcionamiento del Servicio de Atención al Cliente y del Defensor del Asegurado de ASSSA, así como las relaciones entre ambos. Se rige por la Ley 44/2002 de 22 de noviembre, de Medidas de Reforma del Sistema Financiero y por la Orden ECO 734/2004, de 11 de marzo, sobre los departamentos y servicios de atención al cliente de las entidades financieras.

    El Reglamento para la defensa del asegurado puede solicitarlo en la siguiente dirección de correo: sacquejasyreclamaciones@asssa.es.

    Cerrar