Seguros

Envejecer para seguir viviendo

Para los que ya mayores, nos acercamos a la ciencia, el tema es complejo. Sin embargo, los ilustres profesores que visitaron Alicante a principios de este año, hablaron de todo con soltura. Nosotros hablamos de “genomas”, sin comprender bien a qué nos referimos.

 

Nos dicen que son unos treinta mil los genes que se aprietan en el núcleo de una célula que medimos en “micras”. Una “micra” es la milésima parte de un milímetro. Y de células, ya ni se me ocurre calcular cuantas existen en cada uno de nosotros. Aún sin entender bien la función de nuestro genoma, intuimos que es algo muy importante. En definitiva, lo entendamos o no, está claro que esto es tan significativo como que nos hace a cada uno de nosotros individuos únicos e irrepetibles. Por aclarar y aclararme: el genoma es como un libro. Contiene letras debidamente agrupadas y ordenadas. Esta agrupación y orden compone un texto. Este texto, nos cuenta algo. Quiénes somos. Situados en esta línea del escrito, vamos a volver a los ilustres sabios que, en Alicante, ciudad de luz, nos sublimaron con su conocimiento y pusieron en claro cómo va a ser la ciencia en los tiempos venideros. El grupo de expertos expuso los desafíos que plantea – y más que planteará – el envejecimiento de la población y acercó a nuestra comprensión el entendimiento del proceso de la senectud biológica, trascendente para poder prevenir o tratar, con más eficacia, las enfermedades que caminan a la par que él. Antes de continuar, un inciso breve. María Blasco, el día que tuve el honor de saludarla, me dijo: “¡Tú no serás de los geriatras que piensan que la vejez es una enfermedad!” “No, no – le respondí – nunca tuve tal concepto”. Y después respiré hondo.

 

La cuestión es que un grupo de científicos, que trabajan dentro y fuera de España, han coincidido en la importancia de que nuestra nación mantenga su liderazgo en el estudio gerontológico, y se planteó la posibilidad de que Alicante fuera la sede de un pionero instituto dedicado al estudio del tema. Y lo dijo Ángela Nieto, profesora e investigadora en el Instituto Neurociencias de Alicante (UMH), que nuestra ciudad es zona privilegiada para la población de edad avanzada y no es un absurdo que pudiera ser un centro internacional, no solo de discusión, sino también de generación de conocimiento, para los países desarrollados que ya contemplan la salud y el bienestar como un reto prioritario. El Presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, apoyó, con entusiasmo, la idea. María Blasco, es alicantina y es la directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, experta en los mecanismos moleculares del por qué envejecemos. En esta magnífica reunión de expertos dijo que, “solo conociendo el origen o causa de las enfermedades seremos capaces de controlarlas”. Del mismo modo confirmó: “Exclusivamente si entendemos qué causa el envejecimiento a nivel molecular, seremos capaces de prevenir y curar enfermedades como el infarto, la enfermedad de Alzheimer, etc.”. María también afirmó: “Aunque en nuestro país trabajan líderes internacionales en áreas como la investigación molecular, no hay ningún centro que aborde el envejecimiento de manera global”. Primera piedra de un futuro proyecto, porque hizo una clara llamada a que Alicante se pueda constituir en líder de los estudios gerontológicos. “España tiene la oportunidad de ponerse a la cabeza del mundo”. Las butacas pares de la fila número nueve del ADDA (Auditorio de la Diputación de Alicante), estaban ocupadas por miembros de la Asociación Gerontológica del Mediterráneo. Asociación que, desde hace más de diez años, ha procurado cursos, jornadas y eventos en favor de que el envejecimiento deje de ser un hecho negativo. Desde su “cátedra”, lo que escribo con absoluta humildad, hemos intentado desenmascarar y dar sentido a un proceso de la vida que no significa “fin”, sino, “nuevas oportunidades”. “La primera ley que habría que eliminar en muchos países es la jubilación compulsiva. Debe haber, por supuesto, una ley que diga que a los 65 o 67 años de edad tienes el derecho de jubilarte, pero no la obligación”. Esto lo ha dicho Alexandre Kalache, ese gerontólogo brasileño que durante catorce años fue responsable del Programa de Envejecimiento de la Organización Mundial de la Salud.

 

Como autoridad mundial en el tema de la longevidad, se le reconoce ser el creador de una palabra nueva: “gerontolescencia”. Esa segunda adolescencia que se inicia a los 65 o más años, capaz de que el mayor revolucione la sociedad, busque y consiga su espacio, participe en ella, activamente, como propone Erdman B. Palmore, el otro gran erudito de la gerolescencia, quien insiste en la necesidad de incorporarse, a pesar de la edad elevada, a la vida cotidiana. Porque la función hace al órgano, que se dice vulgarmente en medicina. Dr. Francisco Mas-Magro y Magro Gerontólogo. Vicepresidente de la Asociación Gerontológica del Mediterráneo La disposición individual a permanecer activo, en un mundo dinámico, es la base de un envejecimiento sano. Esto fue, precisamente, lo que comuniqué en unas Jornadas de Envejecimiento Activo celebradas en Madrid, en el noviembre pasado. A partir de esta filosofía, la filosofía de la incorporación a las nuevas tecnologías, por ejemplo, aceptamos popularmente como algo habitual que personas de setenta o más años hagan ejercicio en bicicleta; ancianos de más de ochenta con un dorsal a la espalda intentando acabar una media maratón. Universidades en las que los mayores nos vamos incorporando. Ancianos con su móvil o su “tablet”. Hemos de recuperar el optimismo, no para alcanzar la quimera de la inmortalidad – se dijo y se repitió en la memorable reunión en Alicante – sino para convertir en realidad el sueño de un envejecimiento más saludable. No se trata de que la vejez se prolongue diez años, con sus achaques y derivados. Se trata de que, trabajando sobre los cuerpos genéticos, consigamos, de una manera ética, prolongar la juventud y eliminar la mayor parte de las enfermedades que nos consumen a partir de cierta edad. Pero se trata, también, de salir del ostracismo al que nos empuja el envejecimiento y destapar esas ideas e ilusiones que todos llevamos dentro.

 

Porque lo dice muy claramente María Blasco en su libro “Morir joven a los 140”. No habla de morir a los 140 soportando una enfermedad de Alzheimer o una insuficiencia renal crónica. Y existen los equipos que trabajan en ese sentido. Los equipos científicos. Y los politólogos y economistas, dándole vueltas a sus neuronas. Basta adentrarse un tanto en la literatura social y económica para darse cuenta que, de una manera callada pero preocupada, se establecen criterios, consensos públicos y privados, que son manifiesto de una gran preocupación por este futuro que se nos viene, en el que el porcentaje de mayores, ancianos y senectos va a constituir una mayoría que habrá, de algún modo, que atender. Ese es el gran reto. Y no es cuestión de soltar las culpas y endosárselas a los demás. Somos lo que queremos ser. Por eso es necesaria la conciencia personal y, además, el apoyo social. Porque, en definitiva, los unos dependemos de los otros. O, por lo menos, eso dicen.

 

 

Dr. Francisco Mas-Magro y Magro Gerontólogo-Vicepresidente de la Asociación Gerontológica del Mediterráneo

 

 

ASSSA Seguros de Salud

 

La información publicada en este medio no sustituye ni complementa en modo alguno la atención directa de un médico, ni su diagnóstico, ni el tratamiento que prescriba; tampoco debe utilizarse para el autodiagnóstico.

El uso que haga el lector de este servicio se realiza bajo su exclusiva responsabilidad.

ASSSA recomienda que para cualquier cuestión relacionada con su salud consulte siempre con un médico.

 

 

Volver

El alzheimer a última vista

agosto 26, 2020 Salud

Hemos de ser optimistas. La dedicación a la geriatría me obligó a conocer los problemas de ser an…

Menopausia. El cese definitivo de la menstruación.

octubre 8, 2015 ASSSA Woman

La menopausia es una etapa más en la vida de una mujer. Así como la pubertad constituy…

¿Por qué nos duele la espalda?

agosto 3, 2016 Salud

Los dolores de la región lumbar son, actualmente, uno de los problemas más habituales …

ASSSA Magazine 31Ene - Jun 2023

ASSSA Magazine 30Jul - Dic 2022

ASSSA Magazine 29Ene - Jun 2022

ASSSA Magazine 28Jul - Dic 2021

Ver todas las revistas

Política de cookies Política de privacidad Aviso legal Desarrollado por Espira

    TE LLAMAMOS

    Rellena el formulario y te llamamos

    Llámanos al 965 200 106

    965 200 106

    Seleccione el idioma

    Escoja el idioma en el que quiere leer el blog

    Cerrar

    NOTA INFORMATIVA

    REGLAMENTO PARA LA DEFENSA DEL ASEGURADO DE ASSSA

    Este reglamento tiene por objeto regular el funcionamiento del Servicio de Atención al Cliente y del Defensor del Asegurado de ASSSA, así como las relaciones entre ambos. Se rige por la Ley 44/2002 de 22 de noviembre, de Medidas de Reforma del Sistema Financiero y por la Orden ECO 734/2004, de 11 de marzo, sobre los departamentos y servicios de atención al cliente de las entidades financieras.

    El Reglamento para la defensa del asegurado puede solicitarlo en la siguiente dirección de correo: sacquejasyreclamaciones@asssa.es.

    Cerrar