Seguros

Síndrome del ojo seco

Si usted nota en los ojos escozor, sequedad, enrojecimiento, sensación de arenilla, sensibilidad a la luz, fatiga ocular o dificultad para abrir los ojos por la mañana, puede estar padeciendo un síndrome de ojo seco.

Este trastorno consiste en una alteración de la película lagrimal que puede ser debida a un problema de calidad o de cantidad de la misma. En la actualidad constituye la enfermedad más frecuente en las consultas especializadas de Oftalmología, afectando a una de cada diez personas, lo que supone unos 5 millones de españoles.

Aunque pueda parecer que la lágrima es un simple líquido sobre el ojo, tiene importantes funciones, como proporcionar una superficie lisa y regular para asegurar una visión nítida, mantener al confort de la superficie ocular, protegerla frente a agresiones externas de origen ambiental o infeccionso y aportar nutrientes a las células epiteliales corneales.

Las aproximadamente 100 causas capaces de provocar un síndrome de ojo seco se pueden reunir en 10 grupos, en los que los 5 primeros suelen afectar a numerosas glándulas exocrinas (ojos, nariz, boca, vagina, piel), mientras que los últimos 5 suelen afectar sólo a las glándulas de ambos ojos, de un sólo ojo o incluso a una sola variedad glandular de un ojo.

1. Edad: con la edad todo el mundo acaba teniendo una sequedad más o menos acentuada que afecta a ojos, boca, garganta, etc.

2. Hormonales: embarazo, consumo de anticonceptivos orales, cambios hormonales, etc.

3. Farmacológicos: ansiolíticos, antidepresivos, antiparkinsonianos, antihistamínicos, diuréticos, etc.

4. Inmunológicos: síndrome de Sjögren, síndrome de Stevens-Johnson, síndrome de Lyell, etc.

5. Hiponutricionales: hipovitaminosis A, poco frecuente en los países desarrollados en los que suelen producirse por malabsorción intestinal (alcoholismo, enfermedad de Crohn, resecciones intestinales, etc.) o por seguir dietas carentes de grasas.

6. Disgenéticos: distintas enfermedades embrio-fetales que pueden tener un origen hereditario o esporádico.

7. Inflamatorios: generalmente infecciones de las glándulas que producen la lágrima (hongos, tuberculósis, tracoma, blefaritis…).

8. Traumáticos.

9. Neurodeprivativos: cualquier afectación de las vías nerviosas que intervienen en el normal funcionamiento de la producción de lágrima (herpes, operaciones de miopía, lentes de contacto, cansancio, somnolencia, ansiedad, etc.)

10. Condiciones en las que, teniendo una secreción lagrimal normal, el ojo no puede aprovecharla (parálisis palpebral, párpado flácido, evaporación excesiva por aire acondicionado, viento, caleffaciones…).

El síndrome del ojo seco, al ser un trastorno crónico requiere un tratamiento de larga duración. Es muy importante que el paciente adopte una serie de hábitos de vida saludables y cumpla el tratamiento farmacológico prescrito por su médico para aliviar las molestias que se producen. Actualmente, el tratamiento farmacológico de primera línea consiste en aumentar la película lagrimal mediante la instilación de lágrimas artificiales.

Consejos:

1. No exponerse a corrientes de aire que favorecen la evaporación de la lágrima (no orientar ventiladores hacia la cara, no conducir con las ventanillas abiertas, usar gafas de sol en el exterior, etc.).

2. Evitar la sequedad ambiental con el uso de humificadores.

3. Protegerse de la polución ambiental, evitando atmósferas como la playa y el campo en días de viento, así como el polvo doméstico, el humo del tabaco o los disolventes.

4.Forzar el parpadeo varias veces al día, sobre todo frente a cualquier tipo de pantalla y limpiar los bordes de  los parpados con toallitas específicas.

5. Beber agua abundante durante el día.

6. Seguir una dieta rica en ácidos omega 3, omega 6 y Vitamina A.

 

Dr. Jose García De La Infanta Fuentes – Médico Oftalmológico

 

ASSSA Servicios Médicos

 

 

La información publicada en este medio no sustituye ni complementa en modo alguno la atención directa de un médico, ni su diagnóstico, ni el tratamiento que prescriba; tampoco debe utilizarse para el autodiagnóstico.

El uso que haga el lector de este servicio se realiza bajo su exclusiva responsabilidad.

ASSSA recomienda que para cualquier cuestión relacionada con su salud consulte siempre con un médico.

 

 

 

Volver

Menopausia y tratamiento sustitutivo hormonal

agosto 25, 2017 Salud

Se considera menopáusica a una mujer cuando ha transcurrido un año desde su últ…

Enfermedades infecciosas transmitidas a través del agua

junio 18, 2018 Salud

El agua es el elemento de la naturaleza imprescindible para el mantenimiento de la vida de cualquier…

La Automedicación responsable

febrero 28, 2018 Salud

Según la OMS, la automedicación responsable es ”la selección y uso d…

ASSSA Magazine 31Ene - Jun 2023

ASSSA Magazine 30Jul - Dic 2022

ASSSA Magazine 29Ene - Jun 2022

ASSSA Magazine 28Jul - Dic 2021

Ver todas las revistas

Política de cookies Política de privacidad Aviso legal Desarrollado por Espira

    TE LLAMAMOS

    Rellena el formulario y te llamamos

    Llámanos al 965 200 106

    965 200 106

    Seleccione el idioma

    Escoja el idioma en el que quiere leer el blog

    Cerrar

    NOTA INFORMATIVA

    REGLAMENTO PARA LA DEFENSA DEL ASEGURADO DE ASSSA

    Este reglamento tiene por objeto regular el funcionamiento del Servicio de Atención al Cliente y del Defensor del Asegurado de ASSSA, así como las relaciones entre ambos. Se rige por la Ley 44/2002 de 22 de noviembre, de Medidas de Reforma del Sistema Financiero y por la Orden ECO 734/2004, de 11 de marzo, sobre los departamentos y servicios de atención al cliente de las entidades financieras.

    El Reglamento para la defensa del asegurado puede solicitarlo en la siguiente dirección de correo: sacquejasyreclamaciones@asssa.es.

    Cerrar